h1

De Pals a Llagostera

Octubre 5, 2011

Como solución pactada, el escudo de Llagostera incluye una langosta y un castillo

QUIM MONZÓ

El menosprecio que hay en Catalunya por la heráldica y la vexilología quedó patente cuando, en 1997, el consistorio barcelonés arrinconó escudo y bandera de la ciudad y se sacó de la manga un invento delirante, fruto de la mente de Pasqual Maragall. El entonces alcalde explicó que la idea se le ocurrió una noche que estaba en su casa, en Rupià. Miraba TV Girona y de golpe contempló la bandera gerundense que cerraba las emisiones. Iluminado como ha sido a lo largo de toda su carrera política, decidió que él quería una bandera parecida a aquella.

Pues si eso ha pasado hace poco en la capital ya pueden suponer qué sucede en los pueblos. En estos momentos hay dos noticias heráldicas sabrosas. Una en Pals, donde, según el Diari de Girona, han presentado alegaciones al escudo que propone el Ayuntamiento. El escudo incluye “tres bastones (palos aguzados en la punta)”. El conflicto nace de que han recordado que la etimología de Pals no tiene que ver con garrotes o varas sino con marismas. “El Cercle Català d’Història aporta un documento de 1792 en que el autor dice que el nombre en latín de Pals era Paludibus, de forma que el origen etimológico sería la palabra en latín que significa estanque, lagunas, marismas”. Quieren que eliminen los bastones y pongan un estanque.

El otro lugar con conflicto heráldico está a 40 kilómetros de Pals: Llagostera. Tras un cuarto de siglo de debate, la semana pasada aprobaron el escudo municipal. En 1986, Administració Local envió al Ayuntamiento una propuesta de escudo: embaldosado, de plata con una langosta y, por timbre, una corona de barón. No les gustó. Según la sabiduría heráldica que se reúne en las barras de los bares locales, Llagostera está a diez kilómetros del mar, y ¿a quién se le ocurre que, estando a diez kilómetros del mar, haya una langosta en el escudo? De nada sirvió explicarles que en el siglo XVIII ya el blasón llevaba una langosta, y que es lo que corresponde. Ellos querían un castillo, fuese como fuese, y, de paso, en vez de corona de barón, una de rey. De forma que, como solución pactada, el escudo actual incluye una langosta y un castillo. Es un escudo insípido, comparado con el que Administració Local les envió en 1986, con una espléndida langosta central. Con su pan se lo coman. Es como si L’Armentera impugnase su escudo (que lleva una espada) porque en L’Armentera no fabrican espadas. Es como si El Brull impugnase el suyo (con un grifo negro) porque no hay animales mitológicos circulando por las calles de El Brull. O como si Riumors (que tiene dos calaveras) impugnase el suyo porque los riumossencs no son unos calaveras. En un mundo de pincho de tortilla de patatas acompañada de carajillo –donde el más obtuso se cree que sabe más de fútbol que Guardiola– el síndrome Maragall ha cuajado y hasta los iletrados hacen como si tuviesen un máster en heráldica.

Font:
Publicat al diari La Vanguardia del 05/10/11

Advertisements

One comment

  1. No se perque el nou escut de pals, em recorda la época del Dictador. Tots a cop d´estaca. No hi veig els pals per enlloc.Podrien posar-hi una escaleta per pojar les barques a la platja i em semblaría mes adient. JAN_81.10



Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: